Guía de consejos para salir a correr con tu perro

Guía de consejos para salir a correr con tu perro

Salir a correr  te ayuda a relajarte, a encontrarte contigo mismo y despejarte de lo que sucede en el exterior. Sin embargo, hay días en que da mucha pereza salir. O bien porque estamos algo cansados, hace fresco en la calle o simplemente nuestro sillón es demasiado cómodo.

Cuando quieras que esto deje de ser un obstáculo, acude a la compañía de un perro ya que la misma es inmejorable. Nuestra mascota no solo no pondrá pegas ni excusas, sino que no nos dejará tranquilos hasta que cumplamos con nuestro entrenamiento diario.

Muchas personas salen a correr con sus mascotas debido a las ventajas que proporciona. Nuestro perro nos ayuda a no faltar a nuestra cita, sin embargo, nosotros también debemos hacer algo por ellos. Así que te damos estos sencillos consejos para poder disfrutar de un buen rato de deporte sin riesgos.

– Chequeo en el veterinario: al igual que nosotros, antes de iniciar una actividad deportiva intensa, es recomendable hacer un chequeo para quedarnos tranquilos sabiendo que su estado de salud es perfecto.

–Deja que tenga la edad adecuada: no es recomendable salir a correr con un cachorro, por lo que debemos esperar a que se haga grande. Lo ideal es que en los perros de raza pequeña se espere a los seis meses, y en los de tamaño grande, a los 12 meses.

Es importante la raza de nuestro animal ya que hay algunos perros que no son ideales para correr. Aunque todos pueden correr en mayor o menor medida, algunas razas no pueden competir con un humano bien entrenado. Los perros de pastoreo o de caza sí que son perfectos para la práctica deportiva, sin embargo, los más pequeños no. Para hacerse una idea, los mejores perros para correr son los jóvenes, grandes y con el pelo corto. Las razas como el bulldog pueden padecer problemas respiratorios al realizar ejercicio.

–No someter a la mascota a la hora más fuerte de sol o calor: aunque los humanos toleremos bien el calor, los perros no transpiran tan bien. Sus únicas glándulas sudoríparas están en las almohadillas de las patas y no son tan eficaces. Los especialistas afirman que a partir de los 20 grados son mucho más propensos a sufrir un golpe de calor.

–La correa debe ser la adecuada: al momento de correr es recomendable utilizar otra correa que la que usamos para pasear. Debe ser más ancha y elástica para no hacerle daño al perro.

No le des de beber agua nada más terminar de correr: Hay que esperar a que el perro deje de jadear para darle de beber. Debido al jadeo, tragan aire, pudiendo sufrir una torsión estomacal.

–Realizar entrenamiento continuo y progresivo: al igual que nosotros, un perro también necesita tiempo para coger forma. Si es el primer día que lo sacas a correr tómatelo con calma. No hace falta que lo machaques, igual el próximo día se lo piensa dos veces para acompañarte.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *